martes, 19 de febrero de 2013

EL SABIO TÍO NICOLÁS


EL SABIO TIO NICOLÁS


Era el tío Nicolás  murciano y huertano de pura cepa. Hombre parco en palabras y derrochador en obras, incansable  cuidador de su “piazico tierra” , de sol a sol (o, las menos de las veces, de nube a nube), enérgico y terco, “genudo” como su padre, hosco pero generoso, fiel conservador de casa, familia, hijos, yegua y mujer. Devoto de la iglesia e implacable guardador de sus preceptos “así cayeran chuzos de punta”.
   Quiso Dios que en su larga vida no contrajera enfermedad importante alguna, de lo que se jactaba orgulloso.  Aunque también su fervor por el trabajo y fuerza vital contribuirían, sin duda, a esta longeva existencia.
   Tenía noventa y nueve cuando enviudó, y le faltaban dos meses para cien, cuando sus trituradas piernas dejaron de obedecerle.  Reuma, artritis, artrosis, varices, ¡y quién sabe si lombrices!, mordisqueaban sus cansados huesos, con los que tuvo que dar en cama, ¡por mucho que le pesara!.
Allí postrado sufría, más por verse mutilado, que por la enfermedad que tenía.


No quiere el tío Nicolas ver al cura por su casa, muy amigos, Dios lo sabe, pero le dan escalofríos, cada vez que pasa.
Su hija muy preocupada, por este impío viraje, a punto de celebrar los cien años de homenaje, rogó a dos solícitas mujeres, que al enfermo visitaban, con tiento le preguntaran, por qué al cura y sus sacramentos se negaba.
   El viejo tío Nicolas recibió a las dos mujeres, que tras bien felicitarlo, y mucho alabarlo, por fin, de forma jocosa, y sin reproche aparente, al anciano preguntaron, si su enfermedad consistía en cierta alergia a la iglesia, a toda la sacristía, o más bien a su gente.
   Aplastante y contundente, y con toda su llaneza, respondió el tío Nicolas, que le daba mucho miedo ver al cura aparecer, no fuera que de seguido, la muerte le viniera a ver.
   La mujer, muy comprensiva, intentó con un ejemplo, de ese miedo disuadirlo,  aunque ella temblara por dentro:
¡No hay que temer a la muerte!, afirmó, ¡piense usted, tío Nicolas, que es un cambio de vivienda, de esta casa tan pequeña, a una bonita mansión!.

   La respuesta no tardó:
¡Pues pijo, Doña Sofía, váyase usted a la mansión, que yo me quedo en la mía!
Checha, 19 de febrero de 2013