domingo, 1 de julio de 2018


Tiempo



El tiempo, el tiempo,
regalo de dioses
¿tiempo perdido?
No existe.
Cualquier tiempo es ganado,
pues acumula experiencia
ocasión ganada o perdida,
aburrimiento
sin el que no existe contento,
un pensamiento
que puede ser una idea
y mas tarde una tarea
y quizás luego el sustento
de toda la vida entera.

El mejor tiempo ganado
es aquel que es dedicado
al bien ajeno
a hacer que el otro se alegre
y se suma en un presente
muy feliz y placentero
que revierte en nuestro ego
como conciencia sublime
de lo bello y de lo eterno,
de ver nacer un lucero,
ya del barro, ya del cieno.

Que el más pobre del mundo es,
el que atesora su tiempo
para tenerlo y darlo en su momento,
pero es así que el momento
llegado ya se nos fue,
porque el tiempo tiempo es
y es la ocasión perdida,
la que se deja escapar,
el tiempo que no se pilla.

Dalo, dalo para ti,
pues si es generoso cederlo,
más delicioso es saberlo
cuidando al necesitado
vistiendo a un ser amado
de la gala mas valiente,
de la fuerza suficiente
de agarrarte la mano
y de fundirse en tu seno
y desear devolverlo
con creces y con anhelo,
con el poder mas brillante
con el brío del consuelo.

El tiempo es oro, se dice,
oro brillante en el cuello
de aquel que lo recibe
sin trabas, con desapego.

Checha, 1 de julio de 2018

jueves, 28 de junio de 2018


En silencio



Lloraba en silencio,
y cada una de sus lágrimas
eran un dardo a la injusticia
a la separación y al desamparo.

Me abandonó mi mamá,
decía entre rejas hacinado
junto a otros miles de niños
igualmente encerrados.

No te abandonó tu mamá, cariño,
te separaron los ricos,
los soberbios y ramplones,
que no aceptan migraciones
de las que inmunes se nutren,
lo que abogan por pureza
de una utópica raza,
mezcla de civilizaciones.

No llores mi niño, no,
guarda las lágrimas tristes
y tórnalas en alegría,
al saber que el mundo sabe,
que denigrante es tu pena,
que ni el más grande tirano
arrancará al  alma la porfía
de luchar como un valiente,
de hacer frente hasta la muerte
a ese demiurgo maldito
que da su mano a las razas
y deja a los hombres cautivos
en un desierto que un día
será desierto a sí mismo.
Calla, en silencio, calla,
que aún no está todo escrito.


Checha, 28 de junio de 2018

martes, 26 de junio de 2018


La mariposa



Caminaba hacia allí,
donde los huesos refulgen
y todo huele a acre,
donde no hay mas vida
que la de los bichos saciados
deambulando para libar
la muerte tan rimbombante
o tan callada y pestilente.

Se posó una mariposa
en su hombro desnudo,
grande y esplendorosa,
de colores vivos, estridentes,
que aleteaba desganada
como si su único rumbo
se hallara ahí, en la nada.

La miró muy asombrado,
un ser liviano y alado
había elegido su cuerpo
para dar fuerza a su hastío,
quizás para elegir camino
o resolver su destino.

Quieto se quedó pensando
en la inconstancia del mundo,
en esa vida tan breve,
obligada a decidir,
o saber a donde ir.

Y voló la mariposa,
él sonrió, la miró,
el instante comprimido,
breve y liviana,
no pudo pensar en otra cosa.


Checha 26 de junio de 2018

jueves, 21 de junio de 2018


Gracias



Gracias por este pedacito de vida
en el grueso firmamento
que me da el aliento,
que afirma mis pasos,
los va conminando
a seguir andando.

Gracias por mis sueños,
que viven quimeras
y a veces locuras,
que rompen fronteras
de este estrecho mundo
que de fino quema.

Gracias por mis ojos,
que miran estrellas
y las van contando
y a la desespera
se unen al brillo
a la luz, a la estela.

Gracias por mis labios,
que besan al niño
inocente y sano,
oliendo la sombra
de un gran ser humano.

Gracias por mis manos,
que ajadas y rotas
acarician el árbol
que engendra esas flores
hermosas, de colores.

Gracias por ser yo,
así de imperfecta,
así de corriente,
así de pura y fresca,
por esa vida que me das,
que tanto me alimenta.

Checha, 21 de junio de 2018





viernes, 15 de junio de 2018


Doblez



Para unos blanco,
para otros negro,
para unos dulce,
para otros amargo.
¿Quien eres?
¿Eres tú los dos
que a unos abofetea
y a los otros lisonjea?

Ser entre, no es ser.

Doblaje mal encauzado
que desgarra a quien te quiere
adulando al que mañana,
quizás vuelva la cabeza
cuando pase por tu lado.
Hipocresía es el nombre
que determina la esencia
del que ve arañas,
y las mata con certeza,
allí donde nace el sol
y acaricia con presteza,
y sin embargo ve soles
por entre la hieba falsa
que verdea entre las sombras,
pero que un día por fin,
puede te enseñe la esplada.

Checha, 16 de junio de 2018

jueves, 14 de junio de 2018


Carnaval



¿Razones para vivir?. Todas.
¿Razones para morir?. Todas.
¿Otras razones?. Ninguna.
¿Entonces?

Que la vida es un carnaval,
máscaras que bailan
al son de su tristeza
apagada en el impulso
de seguir y no parar,
de andar y solo andar,
por ver si el elan vital
va desprendiendo cenizas
y acallando su cantar.

Que somos la farsa del mundo.
Que somos inmundicia encarnada.
Que dañamos y pisamos,
y de ello nos ufanamos.

Vital surgí en este mundo
que no entiende de razones,
baile sin rumbo, señores,
baile, baile de carnaval.

Checha, 15 de junio de 2018