jueves, 20 de septiembre de 2018


Suspiro



Y un amargo suspiro
se coló
por mi entreabierta ventana,
denso, espeso,ácido,
como la misma retama.

Le rogué que me dejara,
que ya no quedaban lágrimas
en las cuencas de mis ojos
para llorar esa trama.

Pero insistió en persistir,
en inundar de recuerdos,
pasados, tristes, podridos
mi mente cansada,
mi mente resignada,
mi alma agotada.

No lloré pues no podía,
atorada, desolada,
como una estaca clavada
en huerto frío y sombrío,
me quedé en la nada.


Checha, 19 de septiembre de 2018

martes, 18 de septiembre de 2018


Si yo fuera



Si yo fuera pez
y careciera de aletas,
no podría nadar,
pero daría vueltas y vueltas
sobre mi mismo
hasta formar una charca
donde al fin reposar.

Si yo fuera pájaro
nacido sin pico,
no podría comer
pero trituraría con mis garras
carne y pienso,
insectos y viandas
llevándolas a mi boca
y saciaría mis ansias.

Si yo fuera estrella
y no hubiera cielo,
extendería por la tierra
mi brillo y mi fuerza,
daría luz al averno
y sería mi consuelo.

Si yo fuera yo
y no un espejismo,
lucharía por mis carencias,
entregaría mi alma,
resistiría,
resistiría,
con esfuerzo, con vivencias.

Pero si yo fuera humano
y no tuviera alma
perecería al instante,
moriría sin tardanza,
y cavaría la tumba
de todos los seres de paja.

Checha, 19 de septiembre de 2018



sábado, 15 de septiembre de 2018


Lentamente


Se va apagando lentamente,
va ocurriendo sin remedio,
como ese rescoldo s
sin leña que lo sustente,
como esa gota de rocío
bajo el sol ardiente.

Se va apagando sin esfuerzo
cual impotencia de un niño
que ve morir a sus padres
en un incendio estridente,
con los ojos muy abiertos,
sumido en pena latente.

Se va apagando de hastío
de pura monotonía,
de silencios, de rencores,
de desamor y de frío,
de ausencias, desarmonías,
de un vacío que ya es muerte,
tiene las horas contadas
y gritos desolados a su suerte.

Lentamente acaba
lo que quizás jamás empezó,
pereció antes de nacer
y nació de viejas cenizas,
de un futuro imposible
formado de polvo,
arena de desierto,
falsa sonrisa,
agotadora risa
y gotas del ayer.

Soy hoja marchita y sola
mas sin desprecios he de soñar,
déjame soñar maldito escoldo,
mata, extingue,
lo que vida solo parece.

Lentamente, lentamente llegará,
sin aspavientos y sabia medida,
¿una vida perdida?

Lentamente va muriendo,
y yo despierto.

Checha, 15 de septiembre de 2018



lunes, 10 de septiembre de 2018


D. Quijote, para no olvidar



Calla Sancho, amigo, que los molinos tenían dientes.

Y cuando marchas sin rumbo
a esos lugares inmundos y lejanos
con tu amigo regordete,
el de los pies en la tierra
y la mente en el presente,
a grupa de un rocín flaco
destartalado, tan incauto como tú,
con ideales de plata,
con ansias estrepitosas
de hacer bien al caminante,
de realizar desmesuras
para honrar la verdad pura.

Se apenan muchos de ti,
te creen orate y chalado,
hacen chanzas de tu espuma
salada como la mar,
tierna y llena de bravura
que lucha por manantiales
banales para aquel lego
que vaga en lo real que se esfuma
perece en lo cotidiano
y muere día tras día
brindando hacia un mundo vano.

Sigue caballero, sigue
con lo humano e inhumano,
que inhumanos son los sueños
que nos brindan el descanso,
y sin ellos solo viven
los robots y maquinarias
que ni sienten ni padecen
la dicha de recoger
a Dulcinea entre los zarzos.

Sancho Panza mira al cielo
y llora por ese suelo
que se desliza entretanto.

Checha, 10 de septiembre de 2018





viernes, 7 de septiembre de 2018


Mi credo



Creo en la buena gente,
los que roban el sol
para darlo al penitente,
los que saben que tienen
lo que les tocó en suerte
y lo valoran y cuidan
y lo aman y respetan
y lo regalan sin mal
a un mísero indigente,
los que sin saber hacen bien
y obran bien pese a la gente,
que rebosan alegría
y alborozo inocente,
sin búsqueda de dobleces
corruptelas o memeces.

Creo en la lucha,
fuerza, caída,
y esfuerzo recuperado,
la dicha del que no miente
y advierte ante sí la luna
cuando el cielo anda borrado.

Creo en el capullo y la rosa
y los pétalos desmembrados
de una rosa que se fue
y abre camino y paso
al nuevo brote esperado.

Creo en la conciencia de ser
ínfimo grano de arena,
amalgamado en la duna
mas remiso a la sombra
de la soledad más oscura.

Creo en el río que avanza
sin pensar volver atrás,
empujado por el viento
a abrazarse con el mar.

Creo en mi,
y mi credo eres tu,
cuando inundados de amor
desbrozamos las malicias,
deshacemos el dolor
y hacemos frente a la vida
con un valiente baluarte,
mañana vendrá otro olor.

Amen

Checha, 7 de septiembre de 2018







martes, 4 de septiembre de 2018


El perro cojico



El perro cojico
no me conocía,
tres palabras dulces
y ya me seguía.


Flaco, enjuto y largo,
muy fina su estampa,
con morrito estrecho
me olía la cara.

Anduvimos prados,
caminos cansados,
y el perrito alegre
seguía nuestros pasos.

Y vueltos al punto
donde lo encontramos
se paró y nos dijo
moviendo su rabo:
Buen camino andantes,
aquí me acogieron
y bien me trataron,
curaron mi pata,
que ahora trota firme,
aunque se retrasa,
pero soy tan fiel
que amo al que bien me dio
y del paseante
recojo la miel
volviendo al sendero
del que me crió”

Hay agradecidos
que muy sabios son,
relamen lo nuevo,
mas comen lo viejo,
lo que mas les dió.

Checha, 4 de septiembre de 2018