jueves, 3 de agosto de 2017

Ausencia



Si huyes de mi aliento
no te alimentes de mí,
no vaya a ser que ese viento
que trae lo que se llevó,
te atrape a mitad del camino,
te deje sin alimento.

Si huyes de mi cercanía
de mis miradas y caricias
no duermas en mi almohada,
que rebosa de delicias
tan francas y tan mojadas
que no logras alcanzarlas.

Si huyes de mi presencia,
de mis pasos y silencios,
de esa mi sonrisa abierta
¿por qué insistes a mi lado
por qué no alejas tu paso
por qué no olvidas mi existencia?

Presencia y ausencia son
a veces la misma cosa,
a mi lado y sin mis besos,
lejos de donde ella posa.

Adiós amigo, lo siento,
lo nuestro podría ser cierto,
y no es mas que la sombra
del recuerdo de un encuentro.

Checha 3 de agosto de 2017