lunes, 31 de julio de 2017

Vuelo torpe



Acarició su mano derecha con la izquierda.
Venas abultadas formando extrañas letras,
y esas arrugas definidas en los dedos
que la hacían sentirse mayor.
Muchos años ya vividos,
quizás malgastados ,
por el ansia de ser águila
siendo no más que torpe gaviota.
Ser algo que no se es.
Tortura vital que desazora.
Amanecer antes de que amanezca
para ver un sol que no saldrá hasta que salga,
y cuando lo haga ya será tarde o temprano
para la triste función.
Quizás pensar al revés,
sentir el ardor del hielo
el fragor de una lágrima
el frescor de la aridez.
Dar rienda suelta a tu vuelo
que aunque tardo y ya cansado
no se rinde ya al consuelo de retallar las heridas
sin rubor y con esmero.
No es ya altura lo que buscas,
es la llanura del río,
que a trompicones derrama
cantándote mil canciones,
no más que porque te ama.


Checha 21 de julio de 2017