martes, 4 de julio de 2017

Guernica





Blanco y negro.
Blanca la luz que ilumina la triste noche de los tiempos.
Blanco ese caballo que se retuerce asustado y aplasta a un mundo desintegrado.
Blanco el toro español, espectro de esa España que fue.
Blanca la madre que aúlla por la muerte de su hijo en los brazos.
Blanco el luchador que perdió su espada en el sinsentido del espanto.
Blanca también la mujer que huye de lo inaudito.
Blanco el encarcelado que jamas saldrá de la cárcel del dolor de la maldita guerra.
Una vela se extingue inhalando tonalidades grises.
El resto negro.
Negro como la pez, como el oscuro amanecer que no amanecerá, como la tierra que ha perdido sus raíces y no le queda más espera que la muerte,
La guerra se enciende. La muerte queda.

Checha, 4 de julio de 2017