sábado, 19 de julio de 2014

LIRAS DE NEGRITUD. 

TRASNOCHANDO CON SOREN



Soren, corazón blanco por definición, por sustancia, es experto en tras-nochar. Tras sus noches, que son, han sido muchas, ciegas, sórdidas, pesa-dilladas, siempre despierta, siempre encuentra la nueva luz de la mañana.
En Soren se hace lo negro blanco, lo blanco negro, o gris, o matizado con un golpe de bastón, implacable con la injusticia.
Sabio dador de oportunidades. Sabio por experiencia, por múltiples vivencias que refrendan sus palabras y las llenan de contenido honesto y honorable.
Dador porque es acogimiento, porque es cobijo y empuje. Ese es su legado, un gran intelecto puesto al servicio de la verdad, de la valentía, de los hombres (las personas, como acertadamente matiza).
Mucho hemos de agradecerle todos, ¡muchísimo he de agradecerle yo!, y es de bien nacida hacerlo, aquí, ahora, ya, ¡antes de que el tiempo borre lo que para mí será imborrable!
El año pasado trasnoché junto a él, junto a un grupo de amigos, de esos que viven y sienten. Tenía un motivo de elogio,"Eu”, Esther, una artista con mayúsculas, y, a pesar de mi inexperiencia y timidez ante los grandes de la lírica, consiguió, consiguieron él, Sebas, mis  más entrañables amigos, que leyera un humilde escrito fuera de programa.
Anteayer fui yo la que se metió en el lío. Puro impulso improvisado por la mañana, tras asistir a la sesión del miércoles. El tema era atractivo para mí, las bonitas lecturas que escuché, consiguieron inspirarme, sin buscarlo, sin premeditarlo, …
¡Puro impulso!, nada extraño en mí. Terminado el texto, que ni siquiera sabía cómo denominar, llamé a Soren. Le rogué que fuera honesto, que no consintiera que hiciera el ridículo ante un texto improvisado, ajeno a cánones literarios. Lo leí por teléfono. Pregunté: ¿lo tiro a la basura?. Contestó: ¡ni se te ocurra!, ¡hoy lo lees!. Me ilusionó poder ser partícipe de un espacio reivindicativo, formar parte de un coro de voces unidas contra la barbarie del racismo, la insolidaridad, la indolencia frente a la seriación de mundos: primero, segundo, tercero,...
Demasiadas extensas mis palabras, que se resumen en una desbordada de afecto, cariño, gratitud, admiración:

GRACIAS.




Gracias a Soren, y gracias a los presentes, que escuchasteis mis palabras fuera de programa (creo sinceramente, que si estuvieran forzadas por un programa o programadas en mi mente, dejarían de existir).

Cecilia Guillén Pérez


(Aprovecharía la entrada para elogiar la novela de Alfredo Cernuda, "La amante imperfecta", adecuada sin duda a este contexto, a la noche, a la negritud. No obstante, merece una mención aparte, que no tardaré en dedicarle. Entretanto, os recomiendo encarecidamente su lectura)



Checha, 19 de julio de 2014