jueves, 4 de julio de 2013

PALABRAS COMO FUEGO, VAN GOGH. SIN PACIENCIA CON LA TEMPLANZA

Palabras como fuego, van Gogh
Sin paciencia con la templanza



No tengo paciencia con el “así llamado” sentido común (con lo falso, a millas de distancia de lo verdadero), que se ha de tener, y aparentemente no se tiene si uno se desvía del camino habitual y se atreve a algo distinto.
Con esto, repito, no tengo ninguna paciencia. Y no la tengo, por la sencilla razón de que mi propio y natural sentido común, si lo pienso, me lleva a resultados completamente distintos de la mezquina sabiduría general y la prudente, templada rectitud.
Oh, esa indecisión, esa incertidumbre, esa falta de fe en que lo bueno es bueno, que lo negro es negro y que lo blanco es blanco.
(339 a) Drenthe, 1883

No se está seguro de algo sin más, las cosas no se pueden predecir, o, si acaso, de manera muy imprecisa. Pero hay algo llamado conciencia, una especie de brújula, con cuya ayuda podemos distinguir entre esta y aquella dirección, entre el norte y el sur, entre la derecha y la izquierda, al menos en términos generales. Por encima de las corrientes casuales y de las atractivas y engañosas costas, uno es así capaz de decir: ¡este camino, desde luego, no es el correcto para mí!.
(337), Drenthe, otoño de 1883

TRADUCCIÓN: Cecilia Guillén Pérez





Hay un bonito dicho que reza así:
EL SENTIDO COMÚN ES EL MENOS COMÚN DE LOS SENTIDOS (“Der gesunde Menschenverstand ist gar nicht so weit verbreitet, wie man glauben möchte”)

Checha, 4 de junio de 2013