martes, 22 de enero de 2013

LA NIEVE, ¿ES BLANCA?


LA NIEVE, ¿ES BLANCA?


    Para los que habitamos otro lugar, generalmente el blanco es uno, pero los esquimales, que viven rodeados de nieve, reconocen más de 30 tipos de tonalidades del blanco transformándose en una facultad visual muy importante para ellos.
Diferenciar los distintos tonos de blancos es un sistema de defensa y supervivencia para los esquimales. Para ellos, es fundamental distinguir entre numerosos tipos de color blanco (según su tipo de brillo o intensidad) ya que de esto depende en muchas ocasiones el poder diferenciar que el piso esté sólido y que se puede caminar por él, o que ciertos bloques de nieve son los mejores para construir una vivienda, o que el tiempo es propicio para la caza.
Los esquimales utilizan los únicos recursos naturales de su mundo, como la nieve, el hielo, la piedra, la madera arrastrada por las aguas y unos cuantos animales, para vivir confortablemente y casi siempre con prosperidad.


Y ambas emprendieron ese “loco” viaje , ese largo, doble viaje, que llegaba a la mitad.
   A fin de cuentas, lo importante es la andadura. La meta no es más que principio de un nuevo caminar.
Aprovisionadas de buenas lecturas, a sabiendas de que no precisaban del común esfuerzo de entretener, contentar, satisfacer, interesar a nadie, pues ya la mutua compañía,
esa franca intimidad libre de expectativas, era respiración larga y lenta, profunda relajación, partieron.
No se exigirían hablar o callar, dormir o despertar, comer o ayunar, reír o…..Todo fluiría entre sus corazones, sin trabas ni prejuicios. Surgiera lo que fuera, sería bienvenido, jamás frustrante, por no buscado ni perseguido.
  ¿Tedio?, ¿aburrimiento?.  Jamás. Una sola neurona tiene capacidad para entretener ánimas agradecidas, con el más simple de los pensamientos.
   ¿Obligaciones?. Una. No planear.
En definitiva la estancia de un día podía ser todo lo extensa que ellas, los avatares o circunstancias  decidiesen.
Un inmenso deseo de dejarse ser, una actitud de seca esponja dispuesta a ser empapada, era su baluarte.
   El monótono ruido del tren arrullaba sus lecturas y sueños, mecía melódicamente sus breves conversaciones o divertidas anécdotas......

   Aquel pobre diablo charlatán, presunto sanador de cuerpos y almas mediante onerosas pócimas, osó a inmiscuirse en este poderoso círculo. Atendido y escuchado con el mayor de los respetos, resultó ser motivo de chanzas, inocentes burlas y risas de segundos, minutos, horas…, risas eternas que les pertenecían, a las dos, y tan curativas como el agua de lluvia que caía y sorprendió su camino.
Con la lluvia, olvidaos de la nieve, les conminaban.
   Pero hubo nieve, lluvia y nieve. ¿Qué sabrían los otros?.
Forradas de cabeza a pies  cual cebollas, fueron ascendiendo a duras penas por la dura cuesta de la pista infantil.
Blanda la nieve, duro el ascenso. No para los livianos cuerpos de los niños que correteaban de arriba abajo adelantándolas, una, cien veces.  Con las piernas completamente hundidas en la nieve reían sin remedio, se suplicaban ayuda, que solo les brindaba aquel trineo plano y firme al que se agarraban con fuerza e impulsaban para subir.
Habían avanzado unos treinta metros, se reían de las burlas que podrían provocar en los pequeños, pero éstos no reían, ¿qué les importaban teniendo la nieve?.
  Sus pasos hundidos y arrastrados habían dejado tras de sí enormes y profundas huellas.
Vieron nieve blanca, marrón, negra, rosa… ¿De qué color es la nieve?, le había preguntado con cierta sorna el amable revisor a la joven. Presumía una obvia respuesta, como aquella del “caballo blanco de Santiago”, pero quedó sorprendido: “no sé, la hay de muchos colores”. La joven, un poco sabia y un poco inculta, como todos, había leído que los esquimales eran capaces de distinguir innumerables tipos de nieve, tonalidades y matices del color blanco, apenas imperceptibles para ojos legos.
   Pero ella sí que había experimentado esa multiplicidad de colores que perciben nuestros ojos ante cualquier prisma y reflejan, no sólo el exterior, sino también nuestro interior, que nos hará mirar una u otra cara.
   Salvando obstáculos, sintieron a sus ángeles guardianes convirtiendo lo rígido en flexible. Manos oferentes que surgían para allanarles el camino a cualquier parte. Desestructuración de todos los esquemas.
¡Ay, la prisa!, posible para disfrutar, pero imposible disfrutando.
  Breves conversaciones intrascendentes daban respiro a sus escandalosas risas.
-         ¡Qué loca estás!- decía la joven.
-         ¿Quieres que me quite la locura?
-         ¡Ni se te ocurra!- respondía muy seria-, pero, ¿acaso podrías?
-         Pues…..(pausa, duda)…, creo que sí, aunque necesitaría mucho tiempo y más sufrimiento.
-         Sería incapaz de soportarlo.
-         Vale, ¡tú lo has querido!.
Las dos ríen. Ahora no tienen nombre ni edad, no son madre e hija, sino dos seres unidos, fluyendo, dejándose llevar, fascinados por los colores de la nieve.

Checha, 22 de enero de 2013