viernes, 25 de enero de 2013

HOMENAJE A SEBASTIÁN MONDÉJAR


HOMENAJE A UN GRAN POETA, SEBASTIÁN MONDÉJAR PÉREZ


LOSAS SUELTAS


He vuelto tarde a casa. Todos duermen.
A oscuras, me descalzo
y procuro llegar hasta mi cuarto
sin romper con mis pasos el silencio.
Controlo palmo a palmo las distancias;
conozco el sitio exacto en que se encuentran
algunas losas sueltas del pasillo.
Pero en la oscuridad, son como imanes:
las piso, fatalmente, una tras otra.
Mi error, en un principio, me fastidia;
pero después me río de mí mismo.
Qué ignorante me siento, qué ridículo;
qué inepto ante el fracaso de mis cálculos.
Las losas sueltas, vida, nos delatan
aunque no hayamos hecho nada malo.
Llego, vida, contigo,
y me siento culpable por amarte.
Mi culpa es mi perdón, me digo;
mi culpa es compasión por mis deseos:
no quiero que se cumplan.
Te quiero, vida, como soy sin ti;
como serías sin que yo existiera.
Porque eres, vida, efímera;
y yo sigo el camino de mis sueños
(procurando sortear las losas sueltas).
                  Sebastián Mondéjar Pérez
______________

Un breve comentario a este maravilloso poema:

  Sal de la vida y entra en ella, son esas losas sueltas, desencajadas, descarriladas, alma de junco, que desatan y delatan pasiones, nuestras graciosas patas que se introducen en ellas.
   Terrible enlosador que se empeña en cubrir nuestro suelo, fijar con rígido y adherente yeso, cuadrícula en mano, la tierra bajo los pies, que,  de no soltarse y cavarse, jamás volverá a abrigar fructíferas semillas.
     Vida encajada no es vida, tú te la pierdes. También a mí, a nosotros nos pierdes, pero ese perder es tuyo. Infame desconocimiento. Pues nosotros, así perdidos, nos encontraremos.


     
Una bonita cita:
“Nunca seré lo bastante vieja ni lo bastante cobarde como para no volver a empezar de nuevo y con las manos vacías”
                                  Maria Aurelia Campany



Y el cello llorón de Bach:

Checha, 25 de enero de 2013