sábado, 20 de octubre de 2012

FÉ DE ERRATAS. EL SERMÓN DE LA VERGÜENZA



FÉ DE ERRATAS
No me duele en prendas reconocer mis errores, que son y serán muchos.
   Me confieso poco conocedora de la filosofía de Gustavo Bueno, al que llamé de manera inconsciente “gran filósofo” en mi entrada El sermón de la vergüenza.
   Mi afirmación de que me parecía bastante dudoso que Gustavo Bueno hubiera hecho tales afirmaciones, se fundamentaba en algunas conferencias suyas a las que asistí en la Complutense de Madrid, que no versaban precisamente sobre religión o teología, y que me resultaron realmente interesantes.
   Puesto que no me gusta faltar a la verdad,  tras publicar la entrada, he estado buscando  entrevistas a Gustavo Bueno en torno a la religión, y tenía razón nuestro “sabioncillo”.  Gustavo Bueno, desde su ateísmo católico, que no sé muy bien como se come, manifiesta que la religión católica es la más racional, argumentando que las enseñanzas aristotélicas  aplicadas por Sto Tomás a la religión, dan una base filosófica a la misma, esto es, un fundamento conforme a la razón.  Efectivamente, el filósofo parece reducir el término racional a la filosofía griega, y en concreto a la aristotélica, y se permite incluso afirmar que el islamismo es una herejía del catolicismo, como pudiera serlo el protestantismo.
En el enlace anterior podeis comprobar la veracidad de mis palabras.
   Dicho esto, y considerando estas afirmaciones como aberrantes, no me desdigo un ápice de lo vergonzoso del sermón, incluso siendo ciertas sus referencias a Gustavo Bueno, que para mí son diametralmente falsas.
   Así pues, me veo obligada a corregir mi entrada.
Disculpad que no lo conozca todo, es más, que me falte casi todo por conocer. Apelaré yo también a la filosofía, a la afirmación de S. Agustín: "si me equivoco soy", antecedente del "cogito ergo sum" ("pienso luego existo") cartesiano.
Gracias por vuestra comprensión.

Checha, 20 de octubre de 2012