miércoles, 15 de agosto de 2012

¿EURO O SOL?. ELIGE


¿EURO O SOL?. ELIGE



"Piensa erróneamente, si quieres, pero en cualquier caso piensa por ti mismo."
LESSING, Gotthold Ephraim
Crítico y dramaturgo alemán.


    No sé si erróneamente, como apunta Lessing, pero desde luego por mí misma, andaba yo pensando  en lo terriblemente inconscientes que somos, en que van a tener razón los que denigran nuestra cultura, tachándonos de pilluelos, amantes de lo privado y destructores de lo público;
 en que una intervención europea, nos demos cuenta o no, no haría más que endeudarnos de por vida y atarnos de pies y manos a un sistema que ignora por completo y cada vez en mayor medida el estado de bienestar (en menor grado ya ha ocurrido en Alemania( a pesar de ser la única,  cuya economía se va salvando de la quema),  también en Francia; pero no hablemos de la pobre Grecia, que ni saca ni sacará los pies del plato);
 en que los ingleses, devaluando y manteniendo su moneda, no se enriquecerán mucho, pero al menos conseguirán sanear su economía sin deudas impagables...;
 en que estoy cada vez más indignada al ver cómo se saquea a la clase media, cómo van cerrando locales inaugurados hace dos días, para reconvertirlos (¡más dinero público! ) en otra iluminada locura;
 en que gastamos dinero público en aceras de grandes adoquines que destruimos cada dos días para introducir una nueva tubería;
 en que iluminamos nuestras calles como si estuviéramos ciegos, pero dejamos sin seguridad social a los pobres inmigrantes;
 en que intentamos fomentar el pensamiento ecológico, el reciclaje, al tiempo que subimos el precio de los billetes de autobús al doble, eso sí, insistiendo en la necesidad de que se utilice el transporte público;
  en que encarcelamos o deportamos a un pobre que roba una manzana y dejamos impunes a los verdaderos ladrones de lo público, en manos de la lenta justicia que nunca se cumplirá (con lo que ya se cuenta, claro, para poder luego decir: ¡se siente!,¡ha prescrito!);
 en que salir de la crisis no es más que salir de la deuda, y tenemos la riqueza suficiente para hacerlo, a pesar de que nos quieran vender la moto de la ausencia de riquezas naturales en nuestro país (los países tercermundistas también carecen de riquezas naturales, todas las que tenían, que eran muchas, se las hemos destruído nosotros, con nuestras propias manos);
en que o somos imbéciles, o somos imbéciles, pero volvemos a votar a los que de antemano sabemos que nos han engañado y seguirán engañando;
en que la vida consiste en elegir continuamente, no podemos quererlo todo, hemos de establecer prioridades, como las establecemos al elegir a nuestros representantes;
en que........LA LISTA SERÍA INTERMINABLE

Pero quiero llamar vuestra atención sobre algo.
¿Veis las dos fotografías de la cabecera?-
Hay entre ellas grandes parecidos, pero mayores diferencias.
-         Ambos brillan, el sol y el euro, pero sólo el primero con luz propia.
-         Ambos son redondos, el sol y el euro, pero el primero es una esfera, el segundo es plano.
-         Ambos tienen potencial, el euro en extinción, el sol, mientras no lo apagemos, renueva su energía continuamente.
-         Ambos son deseables, pero el euro ha dañado nuestra economía y lo seguirá haciendo, mientras que el sol la ha favorecido (y aún más la de otros países, que han sabido aprovecharse de lo que ellos no tenían).

Y en éste último punto, de la gran lista que podría realizar, reside mi gran interrogante, mi absoluta incomprensión, mi apuesta.
   Aquellos que insisten en hacernos creer que no sobreviríamos sin Europa, sin mercados extranjeros, no son capaces de ver que somos la huerta de Europa, destrozada, mal gestionada y sólo aprovechada por los extranjeros. Tampoco ven que ese gran sol nuestro, no sólo sirve para atraer turistas extranjeros (cada vez menos), a enrojecerse como cochinillos al tostón, sino que es una fuente de energía renovable, más importante que otras tan valoradas y tan contaminantes. ¿Por qué hemos ido comprando calefactores de marcas extranjeras, infraestructuras ajenas, incluyendo placas solares fabricadas en el extranjero y absolutamente  encarecidas en nuestro mercado, y no hemos invertido en nuestras propias infraestructuras para estar a la cabeza de todos los mercados?. Si cubriésemos los tejados de toda nuestra querida España de placas solares, si invirtiésememos en investigación para utilizar esta energía también en la automoción,......¿no habríamos creado un filón dorado y brillante , y nunca mejor dicho, para nuestra economía?.
    Pero hemos preferido pagar asesores, viajecitos, cochazos, casitas, dobles sueldos.......¡Hemos pagado engaños!, ¡y seguimos engañados!. Hemos pagado pensadores que no piensan, o que piensan por cuenta ajena, y parece ser que es lo que queremos seguir haciendo: ¡QUE NOS PIENSEN!.
La elección sigue estando ahí. Las prioridades están claras. Y el tiempo apremia, aprieta, AHOGA.
Checha, 15 de agosto de 2012