viernes, 1 de junio de 2012

VENCER O CONVENCER?


VENCER O CONVENCER?. EL MISMO BARCO



"Nada tan estúpido como vencer; la verdadera gloria está en convencer."
HUGO, Victor
Escritor francés.






    No os asusteis. No pretenden mis patinadoras neuronas ver en el romántico Victor Hugo (1802) las raíces del movimiento Hippie surgido un siglo más tarde , en los años sesenta (o sí?).
   Sin embargo, querría haceros patente,  la relación subyacente entre la cita de encabezamiento y el lema del cartel, cuya complementaria coletilla, además de tener su gracia, alude a una forma larvada de hacer la guerra muy común, en las relaciones humanas en general y las de pareja en particular, que víno a denominarse  en términos políticos “guerra fría”, allá por los años cincuenta.
   La guerra, fría o caliente, tiene por objeto vencer, salir victorioso aniquilando al enemigo. Pero aunque más cruenta y terrible, por aparecer ante nuestros ojos, por mostrarse como evidencia, no es la guerra de armas y trincheras, soldados y cañones, muertos ensangrentados y ciudades destruidas, la más dañina y demoledora.
   Frío es el calculado intento de competir, de manipular conciencias, de destruir la dignidad y moral del enemigo, de utilizar el poder para someter e idiotizar, para engrandecerse y aminorar......... , ¡ésta es la política que hacen nuestros “demócratas” políticos!, y ésto es también lo que sustenta toda relación que ha perdido el amor: el frío,  la ausencia de respeto y entrega, la cómoda conformidad con un estatus, en aras de un falso conservadurismo al que subyace un latente miedo al cambio, a lo desconocido; nada que ver con aquellas sinceras palabras del gran poeta Antonio Machado:
“Creí mi hogar apagado,
Revolví las cenizas,
Me quemé la mano”
    El prefijo “con” español, aún aludiendo en muchas de las palabras que lo contienen a una dualidad de hechos o situaciones  (comprender, considerar, completar) que se vuelven a con-templar,  son menos los casos en que hace referencia a la actividad con-junta de dos o más individuos (confraternizar, compartir).  Es  éste último sentido, el que alude a la razón, a la unión de muchas razones, para alcanzar un común objetivo, que es precisamente el significado del término “convencer” (vencer con el otro).  Los que conozcan el idioma alemán, sabrán que el prefijo “mit” unido a cualquier palabra tiene, casi invariablemente, ese precioso significado de hacer algo entre varios (mitkommen, mitfahren, mitlernen...), o a lo sumo, de aportar algo (mitnehmen, mitbringen...). Dicho sea de paso, parece que la Sra Merckel ha borrado de su mente el significado de este bonito prefijo.
    Llegados a este punto, y sin adentrarnos más en cuestiones linguísticas, creo que estamos en condiciones de analizar las palabras de nuestro pensador.
   Contrapone la estupidez de la guerra, en la que se vence por la fuerza, por el poder, por las armas, al buen uso de la razón, implícito en cualquier acto de convencer:  ¡veamos juntos tus razones y las mías!, ¡somos iguales ante la razón, no existen jerarquías!.  Unidos, entregados a la búsqueda de la verdad, saldremos juntos victoriosos, beneficiados de sus frutos, y , no menos importante, saldremos contentos de no estar aislados bajo la tormenta, DE ENCONTRARNOS EN EL MISMO BARCO.
Checha, 1 de junio de 2012