martes, 6 de marzo de 2012

AVE MARÍA VERDADERA

 LA VERDAD SOBRE EL AVE MARÍA DE SCHUBERT


Franz Schubert, que murió a los 31 años, no ganó mucho dinero de sus composiciones y sobrevivía gracias a la ayuda de parientes y amigos que le estimaban. Mientras vivía una temporada en Austria, compuso a los 28 años (en 1825) el ahora llamado “Ave María”. Fue publicado en 1826 como su Opus 52, No.6: “Ellens dritter Gesang” (“La tercera canción de Ellen”), la protagonista ficticia escocesa de un fragmento del poema “The Lady of the Lake” (1810) que escribió Sir Walter Scott (autor escocés de “Ivanhoe”) a los 39 años. La personaje Ellen canta a la Virgen María pidiendo su ayuda para su exiliado padre que huía al comienzo de una guerra contra el rey de Escocia.
Letra original de “Ellens dritter Gesang” en alemán como se oye en la canción original:
1) Ave Maria!
Jungfrau mild,
Erhöre einer Jungfrau Flehen,
Aus diesem Felsen starr und wild
Soll mein Gebet zu dir hin wehen,
Zu dir hin wehen.
Wir schlafen sicher bis zum Morgen,
Ob Menschen noch so grausam sind.
O Jungfrau, sieh der Jungfrau Sorgen,
O Mutter, hör ein bittend Kind!
Ave Maria!
2) Ave Maria!Unbefleckt,
Wenn wir auf diesen Fels hinsinken
Zum Schlaf, und uns dein Schutz bedeckt,
Wird weich der harte Fels uns dünken
Du lächelst, Rosendüfte wehen
In dieser dumpfen Felsenkluft.
O Mutter, höre Kindes Flehen,
O Jungfrau, eine Jungfrau ruft!
Ave Maria!
3) Ave Maria! Reine Magd,
Der Erde und der Luft Dämonen,
Von deines Auges Huld verjagt,
Sie können hier nicht bei uns wohnen
Wir woll’n uns still dem Schicksal beugen,
Da uns dein heilger Trost anweht;
Der Jungfrau wolle hold dich neigen,
Dem Kind, das für den Vater fleht!
Ave Maria!
Traducción del poema de Sir Walter Scott
1) ¡Ave María! ¡mansa doncella!
¡Escucha la oración de una doncella!
Tú puedes oír aunque sea de lo salvaje,
Tú puedes salvar en medio de la desesperación.
Seguros podemos dormir bajo tu cuidado,
aunque exiliados, marginados e injuriados – 
¡Doncella! Oye la oración de una doncella;
¡Madre, oye a una hija suplicante!
¡Ave María!
2) ¡Ave María! ¡Intacta!
El lecho de piedra que ahora tenemos que compartir
Parecerá este edredón de plumas apiladas,
Si tu protección se cierne allí.
El aire pesado de la tenebrosa caverna 
Se respirará como bálsamo si tu has sonreído;
Entonces, ¡doncella! Oye la oración de una doncella;
¡Madre, ten en cuenta a una hija suplicante!
¡Ave María!
3) ¡Ave María! ¡Formada sin mancha!
Demonios apestosos de la tierra y el aire,
De esta su acostumbrada guarida exiliados,
Huirán ante tu hermosa presencia.
Nos inclinamos a nuestra suerte de cuidado,
Bajo tu guía reconciliados;
Oye por una doncella la oración de una doncella,
¡Y por un padre oye a una hija!
¡Ave María!
Schubert escribió a su padre y madrastra: ” Mis nuevas canciones de la Dama del Lago, de Scott, tuvieron especialmente mucho éxito. Ellos también se maravillaron enormemente de mi piedad, que expresé en un himno a la Virgen Santa y que parece tomar cada alma y enfocarla a la devoción.” No fue hasta después de su muerte que se adaptó la oración en latín del “Ave María” para su composición por la repetición del “Ave María” en la letra original, que es mucho menos conocida.
También adjunto la maravillosa versión del Ave María de Jessye Norman, del Lied original


http://www.youtube.com/watch?v=do5ZmQQM8AE

  


Gracias a mi amigo  Victorio, que es en realidad el autor de esta entrada


Checha, 6 de marzo de 2012