viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Sabéis una cosa?. Me gusta mi blog. Me gusta tanto como a cualquiera debería gustarle el suyo.
       No es en absoluto por las opiniones, pensamientos,..... torpemente vertidos en él, sino por ser un espacio de expresión mío, un lugar creado por mí, donde me siento cómoda por sentirme rodeada de imágenes, música, pensadores.... de mi agrado. Es como hacer un hogar propio (bueno, no del todo, más bien "casada con el ordenador" que es bastante tirano conmigo y en muchas ocasiones me impone su modo y manera) e invitar a tus amigos a entrar y participar en él.
      Hay algo más que me apasiona del blog. Es el hecho de estar siempre incompleto, lo que hace que siempre que tengo un rato me esfuerce por introducirle algo, con más o menos fortuna, a sabiendas de que es tarea interminable.