viernes, 14 de julio de 2017

Huida del caminante



Huir del pulso del tiempo atrapado entre sus garras y comprobar que no andas, que el tiempo eres tu y tus propias alas.
Huir del ser que amas por miedo a una soledad que emana de tus entrañas.
Huir del silencio sano que calla lo que no dice y dice más de lo que calla.
Huir de la vida misma de verdades y patrañas, del verde rojo del río, del blanco que la luna guarda.
Vive tu día amor mío, que jamás hallarás calma, todo es no más cual es, nada cambia si no cambias.
Mira al cielo en la mañana. Verás a la luna tarda, verás al lucero blanco que lo llaman el del alba. Verás a los ruiseñores sumidos en sus cantatas y a los perros y a los gatos, que no precisan medallas.
Rompe el camino amor mío, que el camino esta vacío si no existe el que lo anda.


Checha, 14 de julio de 2017