viernes, 9 de junio de 2017

Lengua de gatos



Rabo enhiesto y paso tranquilo,
se afila las uñas en el felpudo
antes de hacer una reverencia
casi sumisa, hundiendo sus patas traseras
y arrastrando con ahínco la tripa,
un gesto de complacencia.

Se mueve elegante sin aviso.
¿Donde estas que no te veo?
Juega al escondite entre almohadas
y escondido esta en su refugio
tras el sofá, bajo mis mantas.

Parece que el mundo no fuera con el
que nada necesita
pero se restriega entre mis piernas
para saludarme
para enlazar nuestras vidas
que separadas van juntas
que juntas son independientes
que encierran miradas tiernas.

¿Que bicharraco traerá en la boca
que cazado entre la hierba
se mueve entre sus dientes atrapado?
Un trofeo es, sin duda,
un saltamontes, un grillo,
una cucaracha, un pajarillo.
Lo posa bajo mis pies.
Me quiere, lo se.

Me mira con ojos grandes,
aunque no ríe ni llora
aunque no canta ni implora,
su silencio me fascina.
Es su silencio callado
que acaricia mis sentidos,
que arrimado hacia mi oído
cuenta y lanza sus latidos.



Checha, 9 de junio de 2017