miércoles, 24 de mayo de 2017

La escalera




Al subirme a la escalera
cayo de arriba un peldaño.
No era un peldaño cualquiera,
era el más alto peldaño,
un peldaño de madera.

¿Cómo coger yo los higos
que pronto dara la higuera?
¿Cómo recortar las ramas
los leños y malas hierbas
que suben hacia lo alto,
que de por ellos crecieran
hasta el pedazo de cielo
que se entrevé por su manto?

Era el último peldaño,
el que todo presto alcanza
que mis pies por muy livianos
por estrechos de prestanza,
no pueden coger el fruto
no llegan, algo les falta
Miro arriba a lo alto,
pienso bajo, creo bajo.


Checha, 24 de mayo de 2015