domingo, 17 de noviembre de 2013

CANSADA DE ESTAR CANSADA

CANSANCIO DEL CANSANCIO



NOTA PREVIA:
Agradezco eternamente a la imagen ser expresión más exacta y adecuada de la mayoría de sentimientos e ideas, casi inexpresables.
Son, pues, los autores de las imágenes escogidas, no mencionados, ocultos, los verdaderos protagonistas de este breve fragmento, parco en palabras, simplemente porque no existen, o quizás no existan en mi mundo. Mil gracias a todos ellos.
..........


- ¿Qué le ocurre señora?
Nada
¿Cuál es el problema entonces?
Ese
Ese, no es nada
Precisamente
Y, ¿para qué ha venido?
Cansancio
Cansancio, ¿de qué?. Explíquese mejor
No puedo
¿Por qué?
Estoy cansada
Si continúa hablando en monosílabos no podré ayudarle.
Ya lo sé
¿No quiere que le ayude?
No puede
Si se empeña en no hablar, nunca sabré si puedo
Estoy cansada de hablar
¿Tiene entonces fatiga?
Quizás sí
En ese caso debe callar
Gracias. Es justamente lo que hago
Pero si calla, no debería padecer fatiga
El silencio también fatiga
Entiendo. Necesita desahogarse
No estoy ahogada
De acuerdo, pero hay algo que le oprime
No me ciño ni los zapatos
Déjese de ironías.
De acuerdo. Asumo mi opresión
Pero asumiendo la opresión no se libera
¿Acaso está usted liberado?, ¿se siente libre?
En parte sí
Usted lo ha dicho. Así pues, en parte no, y, sin embargo camina.
No hay más remedio
Ya veo, uno de tantos supervivientes tristes.
Y, ¿por qué no se fija en la mitad de alegría?
Cansancio
¿De qué?
De frustarme viendo y siendo alegría
No lo comprendo
Pero, ¿aún no lo ha adivinado?
Perdone, soy torpe
Como todos. Eso no le justifica
Aún no lo capto
Estoy cansada de estar cansada
Pues descanse
¿Debo descansar de mi cansancio del cansancio?
Entonces no descanse, pero sigo sin entenderla
Como la mayoría

(Checha, Fragmento de un libro en blanco)





















Checha, 17 de noviembre de 2013