sábado, 15 de junio de 2013

WORTE WIE FEUER (PALABRAS COMO FUEGO)

WORTE WIE FEUER (PALABRAS COMO FUEGO), Vincent van Gogh
Traducción: Cecilia Guillén Pérez




Este librito,  contiene cartas a su hermano Theo,  y también está repleto de sinceros sentimientos y concepciones divergentes, aunque es bastante menos conocido que  el  famoso “Cartas a Theo”.
Desconozco si existe una traducción al castellano anterior a la mía, pero, os ofrezco, con toda humildad, este bonito pasaje:

“El que profundiza en todo esto (1), resulta a menudo escandaloso, chocante ante los demás, y, sin quererlo, transgrede ciertas costumbres y convenciones sociales. Pero es una pena que se malentienda.
Tú sabes, por ejemplo, que a veces descuido mi aspecto, lo reconozco, lo reconozco, reconozco que  produce rechazo. Pero, ten en cuenta, que la pobreza y la necesidad, también contribuyen a ello, además de un intenso desánimo; así que, a veces, es un buen medio para asegurarse la necesaria soledad, que permite concentrarse en algo en lo que uno desea adentrarse con rigor”
(1)Se refiere aquí  el pintor a su  novedosa concepción de la pintura, frente al impresionismo imperante, a su miserable atuendo y a su rechazo social.
( de “Un fuego que no se puede extinguir. Mejor ser el vencido” (133) Cuesmes (Borinaje), julio de 1880), ed. Herder, Freiburg. Basel. Wien. Editado por Maria Otto. Segunda edición. ISBN 3-451-19957-2)



Van Gogh tan sólo vendió un cuadro en su vida, y fue después de su muerte cuando alcanzó fama mundial.
Suele ocurrir que la gente tan sólo se ocupe de enviar coronas de flores a las tumbas.


Checha, 15 de junio de 2013