lunes, 27 de mayo de 2013

UTOPÍA, DERECHO AL DELIRIO, EDUARDO GALEANO

UTOPÍA, DERECHO AL DELIRIO
EDUARDO GALEANO


….”porque de sabios y necios
 cuerdos y locos,
todos tenemos un poco…”

Y quien no lo tenga, PEOR PARA ÉL.
Recordemos, que el prestigioso Corominas, rechazando otra serie de posibles raíces etimológicas, se decanta por el término latino “locus”, esto es, lugar.

 “….aunque el camino sea difícil, ya largo, lo allana y facilita el tiempo y el trabajo “ (Samaniego).

SIN UTOPÍA NO HAY CAMINO, NI META, NI DESTINO… ES LA ESPERANZA QUE IMPULSA AL “ANDANTE”.
Ayer, escuchando el concierto nº 1 para piano de Mozart (andante), hice el siguiente comentario:

 Me sugiere una preciosa imagen:
un anciano con bastón, andando, caminando, a ritmo sosegado pero sin pausa. Va ascendiendo una pendiente por un sendero de tupidos árboles, oliendo a tierra húmeda, a frondosas higueras, cuyas dobladas ramas, van reverenciando su esforzado paso. Andante, andante, pendiente descendiente. Por fin llega a un claro. No resopla, no suspira, le duelen las piernas, pero creía en la llegada. Y llega, y se sienta en un banco de madera. Bebe agua limpia, fresca

Y es que, beber y disfrutar la fresca agua de cualquier manantial que nos brinda la naturaleza, sólo puede brindarse al esforzado CAMINANTE, que la busca.

Os invito a escuchar el precioso discurso de Eduardo Galiano, que he tenido la suerte de recibir de un buen amigo:

Checha, 27 de mayo de 2013