sábado, 16 de junio de 2012

LA PALABRA PROGRESO

 

LA PALABRA “PROGRESO
"La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices."
EINSTEIN, Albert
Físico alemán.

Dedico esta entrada a una niña, seguidora de mi blog,  probablemente  muy feliz, y ciertamente muy curiosa e inteligente.
Tras leer la cita de Einstein, que le he enviado, me contesta:
¿qué es la palabra progreso?
   Curiosa pregunta, cuya respuesta no tengo y también me gustaría tener.
   Progreso es cambio, es avance, es superación de una situación previa, es evolución......   Supongo que el diccionario nos dará muchas más acepciones, pero a mí me basta con éstas para estar segura de que esa cosa llamada” progreso” no es definible, es un concepto tan relativo como hombres, mundos reales y posibles haya.
Según la teoría de la relatividad, desarrollada por el mismo Einstein, todo movimiento es relativo a cualquier otra cosa, depende del espacio, del punto en el que está situado el espectador...
   ¿Es progreso  tener muchos instrumentos tecnológicos  pero no tener tiempo  para disfrutar de la vida?, ¿es progreso ganar mucho dinero, pero carecer de tiempo para gastarlo?, ¿es progreso ascender en la escala del desarrollo,  poseer mucho más de lo necesario, perdiendo de vista al que no alcanza ni a subsistir?.... ¿es progreso endeudarnos  intemporalmente, perder nuestra libertad, someter nuestros derechos ciudadanos,  para  instaurar definitivamente una sociedad estamental de ricos y pobres?.
¿Avanzamos, retrocedemos,......?. Dependerá de quién nos mire.
    Tampoco  la infancia, la niñez es un concepto unívoco. La edad, algo aparentemente objetivo, fijo, como tiempo de vida transcurrido, también tiene otras versiones: edad aparente, edad mental, edad relativa al elemento con el que se compara (un niño de cinco años es mayor respecto a un bebé, pero  pequeño respecto a su padre).
    Es por esta razón por la que el término “niños infelices”, puede también referirse a nosotros, a los enanos confundidos, aturdidos, asustados, ante el gran gigante económico que nosotros mismos hemos creado.
 

Lo que me queda por comentar no son palabras, son imágenes, de Gulliver en el país de los enanos, del dios Jano con sus dos caras, mirando al presente y al futuro, de niños envejecidos por el trabajo, con la triste mirada de quien ha experimentado ya demasiada vida, demasiado sufrimiento a tan corta edad.

 
 

Así pues os dejo con las imágenes. Si algo os sugieren, son vuestros los comentarios ..
 




Checha, 16 de junio de 2012