miércoles, 9 de mayo de 2012

MAR DE MÚSICAS


MAR DE MÚSICAS


Ya no pido permiso, sé que lo tengo, es justo el significado de confianza y amistad.
  Caminar por la orilla del mar, en soledad, sintiendo el golpeteo de las olas en los pies y el azote de la brisa en el rostro es sensación de libertad.
  Jamás he usado auriculares en el mar, cualquier otra música que no fuera la suya, hubiera extorsionado mis sensaciones.
  Sin embargo, Mozart podría ser un buen acompañante, algún día lo invitaré a pasear y espero que me arrulle y despierte en mí, al menos un ínfimo eco de las maravillas que ha obrado en Milamami. Mejor os dejo con ella:


Mientras escucháis el Laudate Dominum os narraré cómo lo descubrí yo hace años. Entre mis manos un recopilatorio de Mozart, auriculares, el mar de septiembre, mis pies recorren sus aguas entre arena y espumas. Llega el Laudate, me detengo, me giro hacia el mar para contemplarlo en toda su plenitud, la voz de Kiri Te Kanawa, la soprano neozelandesa de origen maorí me está cantando, Mozart invade el universo ante mis ojos. Entran las voces del coro como los ecos de miles de caracolas. Vuelve la voz de la soprano enlazada a los cánticos, como subida en una ola, limpia, sostenida, poderosa y mansa. Todo está bien, todo es perfecto, la belleza sentida no me cabe dentro, la vida y la muerte son entendidas en su plenitud, si falleces en ese instante, no importa, forma parte del éxtasis. El mar viene a mi, me envuelve y me lleva, me libera y me transforma. La escucho una y otra vez, quiero retener lo vivido.
He elegido este vídeo porque para mí es perfecto, en imagen y sonido, la voz de Anja Harteros es grande y dulce, produce un eco majestuoso.

Anja Harteros - Laudate Dominum - Dresden Adventskonzert '08
https://ssl.gstatic.com/apps/gadgets/youtube/youtube.gifYouTube - Vídeos de este correo electrónico

Milamami, 9 de mayo de 2012
    (comentado por Checha)