viernes, 9 de marzo de 2012

LOS ISMOS Y EL DÍA DE LA MUJER


LOS ISMOS Y EL DÍA DE LA MUJER
.
   Siempre se ha dicho que los polos se tocan, y justo ese punto de encuentro  de los “ismos” es el que los equipara y relega al indeseable mundo del fanatISMO.
   El diccionario de la lengua española define el término  “ismo” como:
ismo
1. Tendencia innovadora, especialmente en el pensamiento y en el arte:
los ismos y las vanguardias de principios de siglo.
-ismo
2-suf. que significa 'doctrina', 'sistema', 'modo' o 'partido':
platonismo, capitalismo, vanguardismo.
Si atendemos a la segunda acepción  podremos resaltar el carácter doctrinario, ideológico del término, esto es, nada parecido a  un conocimiento científico, que se impone a nuestra razón por ser conclusión de una tesis probada con los métodos de la ciencia.
La primera acepción también nos remite a una realidad pasajera, a un movimiento innovador, en lucha con una injusta situación establecida.
  Éste carácter provisional, relativo a la creencia de un cierto número de personas, no anula en absoluto su utilidad “ad hoc”, esto es, para unas circunstancias históricas , espacio-temporales determinadas.
   Es así como se mueve la historia , como se producen las revoluciones, como tras pasar de un extremo a otro se  abre la posibilidad de alcanzar un término medio, moderado.  Kühn lo explica extraordinariamente en su “Estructura de las Revoluciones Científicas” (1962), nos detalla cómo unas teorías científicas van sustituyendo a otras,en tanto son aceptadas por la comunidad científica ,aunque en muchas ocasiones participan de las previamente rechazadas.  También éste era el fundamento del marxismo, que, en su pretensión de alcanzar una sociedad igualitaria y libre de clases, hacía pasar por el término opuesto , por la dictadura del proletariado, que desgraciadamente mostró las mismas lacras de cualquier dictadura y jamás llegó a eliminar clases, antes bién las extremó.
  En nuestro siglo también estamos viviendo el bipartidismo , el bipolarismo de ideologías, que  podría llevarnos algún día a esa gran virtud deseable o estado de bienestar (aunque este caso es mucho más complejo, pues las dos ideologías dominantes se han dejado subyugar por el sistema económico de tal manera, que han quedado prácticamente anuladas e incapacitadas para generar la tan necesaria revolución social, la que nos llevaría a la igualdad de todos y en todo).
   La historia, las revoluciones, los grandes cambios y avances , demuestran que el principio maquiavélico de “el fin justifica los medios”, se ha evidenciado cierto, útil, hasta necesario en muchos casos.
    También el machismo, aún imperante en nuestra sociedad, aunque gravemente acentuado en sociedades menos desarrolladas, y el feminismo, surgido como movimiento reivindicativo y promotor de la realidad femenina frente a la masculina, pertenecen a los  ISMOS. Y los ismos se transforman en ISTMOS ( Franja alargada y estrecha de tierra que une dos continentes, dos partes diferenciadas de un continente o una península y un continente: el istmo de Panamá está situado entre América del Norte y América del Sur),  es decir, ahondan en las diferencias, separan, no unifican.
  
  Cierto es que hemos vivido, y seguimos haciéndolo aunque de forma más encubierta, en una sociedad eminentemente machista y vejatoria para la mujer. Muy meritorio es el papel que han desempeñado innumerables individuos, muchos de ellos hombres, denunciando y reclamando activamente una sociedad justa e igualitaria. Este movimiento, ensalzador de las cualidades y capacidades de la mujer, era necesario, sigue siendo inevitable en muchas sociedades, pero no deja de incidir en las diferencias. Si antes era el hombre dominante , superior, ahora  debe ser sustituido por la mujer.  Considerado como medio, es completamente justificable pero, no olvidemos que el machismo sólo puede ser combatido y erradicado  desde el no-machismo, que no es ideología, sino actitud, basada en el reconocimiento de la igualdad de derechos y capacidades entre ambos sexos.
   Despreciar los méritos del feminismo como idea reguladora, sería una ingenuidad. Al igual que en el caso del comunismo, hemos de reconocer , asumir, ensalzar  su  función de  freno, de límite al exceso, para poder alcanzar el deseado equilibrio , aunque no deberíamos dejarnos engañar por sus cantos de sirena.
  Caer en sus redes sería, por ejemplo, atribuir al lenguaje carácter machista, presumiendo su capacidad para transformar las actitudes de la gente. Bien es verdad que el lenguaje, como casa del ser, define toda realidad conocida, pero  tiene su propia vida y evolución ,que no permiten ser extorsionadas. Al pausado ritmo del lenguaje podremos y deberemos ir eliminando connotaciones improcedentes, sin pervertir no obstante  su propia naturaleza, que tiende siempre a la concreción y a la simplicidad. De ahí lo irrisorio de propuestas linguísticas como “miembros y miembras, niños y niñas, amigos y amigas”, duplicaciones que contravienen el ser mismo del lenguaje.
   Otra forma larvada de machismo-feminismo es la proliferación de esos horribles libros de autoayuda, cargados de lugares comunes, que pretenden deslindar y confrontar las naturalezas masculina y femenina. ¿Por qué las mujeres no pueden leer los mapas y los hombres no ver los colores?. Con  este tipo de falacias inciden, no sé si pretendiéndolo, en las desigualdades entre ambos sexos, incluso fundamentándolas en causas biológicas. O los  programas de televisión donde luchan encarnecidamente representantes de ambos sexos, mensajes electrónicos que ensalzan las virtudes femeninas como si estas tuvieran género,……., todos encarnan una visión machista-feminista del mundo.
   Alabemos la lucha, como la ejercida por la niña iraní del video que os enlazo a continuación, pero no perdamos nuestro norte, porque machismo y feminismo han de ser superados. Porque mientras exista el día de la mujer trabajadora y no el del hombre trabajador, estaremos señalando diferencias que quedarían paliadas celebrando sin más el día del trabajo, de hombres, mujeres, de todos.

Una niña iraní desafía al régimen cantando en público



Mi enhorabuena a esta valiosa mujer, a todos los valiosos hombres, que ,aunque distintos por naturaleza, somos personas, con iguales derechos y deberes.


Checha, 9 de marzo de 2012