lunes, 1 de mayo de 2017

Imagina

IMAGINA



Imagina a una triste y desvalida mujer. Tristeza cansina, cansancio de muerte.
Imagina que duerme un sueño intranquilo y sobrecogedor, pero sueño.
Imagina que en mitad de la noche la amordazan, la obligan a su pesar, la secuestran, se la llevan.
Imagina que despierta desolada en un psiquiatrico. Que llora desconsoladamente por no entender nada.
Imagina que grita por su libertad, que clama por la palabra que le ha sido robada.
Imagina que repite en vano, a una estúpida y blanca pared que su sitio no esta ahí.
Imagina que su mente se consuela pensando que es pesada broma lo que parece no tener fin.
Imagina que al fin decide aprender de ese ingrato destino incomprensible, como todos.
Imagina que , como a Prometeo, le van arrancando trocitos de luz. Aullidos que van apagándose.
Imagina que sueña despierta en una prisión que se eterniza, cuyos instantes son horas, cuyas horas son meses, cuyos meses son años...
Imagina que el sol despierta un buen día y la ponen en libertad.
Imagina que ahora le pesa el alma al vivir, que muere pensando que en cual quier momento, a cualquier hora podría volver el calvario.
Imagina que para colmo le hacen pagar por su estancia en ese monstruoso hotel.
Imagina que día a día , año a año piensa que el mundo no va a permitir tal barbarie. Que llegara el momento en que la resarcirán al menos del costo material del desvarío.
Imagina ahora que pierde. Que la justicia justifica lo injustificable. Que la verdad tiene miles de caras y le ha tocado la peor.
Imagina que esto es una historia, grande y pequeña, como todas las historias.
¿Puedes imaginarlo?
A mi me cuesta.


Checha, 1 de mayo de 2017