sábado, 14 de abril de 2012

LAS FLORES NEGRAS DE MILAMAMI
Comentaba Milamami en la entrada "Cuento, sólo para jardineros", en una bonita poesía que me resultó triste, demasiado oscura para la alegría habitual de Milamami, la existencia de flores negras, que yo desconocía y que además atentaban contra mi concepto de flor: ser vital, que anima, que invita a sonreir, al optimismo. Nunca habría atribuido al nombre "flor" el rasgo "+ elegante" o "+esbelto", y es que, ciertamente, hay rasgos que atribuímos subjetivamente a las cosas, en la medida en que provocan determinadas sensaciones en nosotros. 
  No se refería Milamami a que de noche todas las flores son negras, como todos los gatos son pardos, sino a la verdadera y real existencia de las mismas.
   Me ha pedido que publique las fotos que me ha enviado, y aquí las tenéis: